Coro

De La Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar
Coro
Primera capital de Venezuela
Muy noble ciudad

{{

  1. display_point:

coordinates=11.416667, -69.666667

zoom=4 width=100% height=250 type=hybrid centre=Venezuela

}}

Ubicación de Coro en Venezuela
Nombre Coro
Nombre de fundación Santa Ana de Coro
Estado Falcón
Municipio Miranda
Fundación 1527/01/01
Alcalde Pablo Pito Acosta
Área 840840 km²
84.000 m²
840.000 cm²
324.240 1sqmi
km²
Población 173.610 hab. (2001)
Densidad 206,68206,68 hab./km² hab./km²
Altitud 66 msnm
0,006 ksnm
600 cmsnm
msnm
Coordenadas Mundito a coordenada.png 11.416667, -69.666667El tipo de esta propiedad no es válido
Código de área +58 268
Código postal 4101
Gentilicio Coriano

Coro es la ciudad capital del estado Falcón de Venezuela. Fue fundada en 1527 por Juan de Ampíes con el nombre de Santa Ana de Coro, y es una de las primeras poblaciones fundadas por europeos en el continente americano. Durante los primeros años del período colonial fue la capital de la Provincia de Venezuela, razón por la que se le apoda Primera Capital de Venezuela. Desde entonces la ciudad ha perdido influencia política en la nación, aunque la misma se mantuvo hasta mediados del siglo XIX, cuando tuvo un papel protagónico durante la Guerra Federal.

Como el resto del estado Falcón, Coro es uno de los destinos turísticos más visitados de Venezuela. La arquitectura colonial es el mayor atractivo de la ciudad, que en 1950 fue nombrada como patrimonio histórico de la nación, y en 1993 fue designada por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Debido a la construcción indiscriminada del área, en 2005 fue incluida por el mismo organismo en la Lista de patrimonios en peligro. En Venezuela existen dos otros lugares considerados como patrimoniales por las UNESCO, el Parque nacional Canaima desde 1994, y la Ciudad Universitaria de Caracas desde 2000.

Introduccion[editar]

Coro posee diversas atracciones turísticas, como su arquitectura y los escenarios naturales que la rodean. El centro mantiene el paisaje típico de las ciudades coloniales de los siglos XVIII y XIX, con calles empedradas y casas coloniales. En ella se encuentran varios museos con una basta representación de iconografía católica o de valor histórico nacional. Algunos de los edificios reflejan el estilo Mudéjar español (islámico), mientras que otros la influencia de de Holanda a través de su colonia en Curazao. En la ciudad también se encuentra un cementerio judío.

Otros pueblos en Venezuela no han conservado su arquitectura de la manera en que lo ha hecho Coro, y en cualquier caso, sólo la mezcla cultura visible en el físico ciudad la hacen de alguna manera una ciudad única.

Además de la modernización de la ciudad, otros factores la han incluida en la lista de sitios en peligro. Los edificios coloniales de Coro están construidos de adobe, o con una técnica de tierra reforzada conocida como "bahareque". Estos materiales de construcción son vulnerables a las lluvias, y en los últimos años fuertes precipitaciones han caído en esta área de Venezuela (posiblemente por cambios climáticos en la región), causando danos de incalculable valor histórico.

Al norte, la ciudad se mezcla con los Médanos de Coro, formación natural de dunas, que se extiende por una gran área hasta llegar al mar. La Vela de Coro, parte del patrimonio de la UNESCO, se encuentra unas cinco millas de distancia del casco colonial. La Vela es un puerto pesquero y terminal de Ferry hacia Aruba. Es en este lugar donde Francisco de Miranda izó la bandera nacional por primera vez durante su invasión a Venezuela. Mas o menos en le sitio donde sucedió tal acontecimiento, se eleva un monumento a la bandera.

Si se viaja más allá de los Medanos, cruzando el istmo de la Península de Paraguaná, más a menos a una hora se encuentran las playas de Adícora. Sitio de peregrinación mundial por sus excelentes condiciones para la practica del windsurfing.

Hacia el sur, se encuentra la “La Sierra de Coro”, parte de un conjunto de montañoso de serranías, valles y llanuras llamado Sistema Coriano que se extiende desde la cordillera de Los Andes y que incluye a los estados Falcón, Lara, Yaracuy, Carabobo y Zulia.

Desde la Sierra, en días claros se pueden ver los Médanos de Coro y la Península de Paraguaná con su cerro Santa Ana.

Hacia el oeste de Coro, se encuentra el importante yacimiento de fósiles de Urumaco.

La economía de la ciudad depende mayoritariamente del gasto público. El comercio, la construcción y los servicios profesionales son las actividades principales de la ciudad.

Historia[editar]

Zona Colonial de Coro
Antes de la llegada de los españoles a Venezuela, la actual región de Coro era comandada por el Cacique Manaure, líder de los Caquetíos, uno de los principales grupos étnicos de la zona. Los Caquetíos residían en la zona que se extiende desde los límites con el Estado Zulia, hasta el Estado Yaracuy. Tuvieron presencia en toda la franja costera y se extendieron por la Península de Paraguaná y la llanura del Occidente Falconiano. Compartían con los Jirajaras el territorio que hoy conforma el Estado Falcón y Lara y también se asentaron en Curazao, Aruba y Bonaire.

Los Caquetíos eran según Juan Ampíes: "Gente de más razón y habilidad que Indios de otras partes”. Juan de Castellanos en su "Eligía de varones ilustres" al referirse a Manaure, aseveró: "Jamás palabra dio que la quebrase, ni cosa prometió que no cumpliese". La aceptación del cristianismo por parte de los Caquetíos fue relativamente fácil y sin traumas, pues entre ellos estaban establecidas normas religiosas similares a las que profesaban los españoles, como no matar a otro de la misma casta, no negar los bienes que se le pidan, no tomar cosas ajenas, no desear las mujeres de los demás.

Debido a esto, la conquista de Coro se considera de excepción, ya que basado en la similitud de creencias Manaure acordó un pacto amistoso con el conquistador Juan de Ampiés, quién venía ensayando un esquema de colonización pacífica en las islas de Aruba, Bonaire y Curazao. En este orden de ideas, Juan de Ampíes dirigió al Rey de España a fines de 1525 o comienzos de 1526 una carta donde solicita extender la conquista hasta la Punta de Coquivacoa. La petición fue aprobada mediante la Real Cédula del 17 de Noviembre de 1526 donde se le concedió el poder sobre las Islas de Curazao, Aruba, Bonaire y sobre los dominios de Manaure, con la condición de no llevar armas, hacerse acompañar de dos religiosos, dar buen trato a los indios y no robarle sus pertenencias.

Para dar cumplimiento a lo pautado en esta Real Cédula, Juan de Ampíes padre, envió a su hijo Juan de Ampíes a la fundar Santa Ana de Coro el 26 de julio de 1527. La población creció rápidamente gracias a la relativa paz de la zona y el Papa Clemente VII, la eleva a ciudad Episcopal al fundar la primera Diócesis de la provincia de Venezuela el 21 de julio de 1531. Su primer Obispo Rodrigo de Bastidas, fue consagrado en Medina del Campo - España, el 4 de Junio de 1534.

Estos planes pacifistas empezarían su fracaso el 27 de Marzo de 1528 cuando Carlos V concedió el territorio venezolano al poderoso grupo banquero alemán Welzer en retribución a los préstamos recibidos para financiar su elección como Emperador de Alemania.

Los representantes de los Welzer arribaron a Coro en 24 de febrero de 1529, donde Ampiés ya había conformado un pueblo mixto. A su llegada, Ambrosio Alfinger, primer gobernador alemán de la Gobernación de Venezuela, lo encarceló y posteriormente lo expulsó del suelo coriano, iniciando una persecución contra los indígenas que culminó con su erradicación y la desaparición de Manaure.

Con la llegada de los Welzer, Coro se convirtió en la puerta de entrada de las largas expediciones comandadas por los alemanes en la búsqueda del Mar del Sur y el mítico Dorado. EN pocos años sus excesos y extrema violencia contra los habitantes locales, les ganaron el desprecio tanto de españoles como indígenas.

A la muerte de Alfinger en 1533, el pueblo de Coro tomó el cabildo y entregó el poder a los alcaldes Francisco Gallegos y Pedro de San Martín en reacción contra los abusos alemanes, en lo que el historiador Demetrio Ramos denomina La revolución de Coro contra los Welter.

En 1542, los Jirajaras se aprestaron a invadir Coro en protesta por los malos tratos recibidos bajo el gobierno del Gobernador alemán Enrique Rembolt en el estado Falcón y Lara. Utilizados como cotos de caza y esclavos, los Jirajaras forzaron a Rembolt a enviar al futuro fundador de Caracas Diego de Lozada y a Juan de Villegas al mando de 22 hombres para que detuvieran a los indígenas, quienes no tardaron mucho en acabar con la fuerza española. Convencido de que Lozada y Villegas habían muerto, Rembolt murió poco después de llegada la noticia. Pero después de la llegada a Coro, la invasión bélica se transformó en pacífica gracias a la intervención del Doctor Pedro Chirinos Campuzano.

El 10 de mayo de 1795 José Leonardo Chirinos inició en Curimagua la insurrección de negros y zambos desarrollada en la serranía de Coro, una de las primeras en el país contra los españoles y que culminaría con su ejecución. En 1818 Monseñor Mariano de Talavera y Garcés conjuntamente con Josefa Camejo empiezan a mover con habilidad y Astucia los hilos de la conspiración. Talavera al decir de nuestro Libertador se transforma en el "Orador de Colombia", y Josefa Camejo al grito de "Viva la Revolución, incorporó a Coro a la gesta emancipadora el 3 de Mayo de 1821.

El 20 de Febrero de 1859 el comandante Tirso Salavaría, inició en Coro la Guerra Federal cuyo primer Jefe fue el paraguanero Juan Crisóstomo Falcón. En este periodo sucedió el episodio conocido como la expulsión de los judíos de Coro.

Hoy el Estado Falcón es abanderado en la lucha por la descentralización, en lo llaman la Segunda Federación.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas y referencias[editar]