Eleazar Lopéz Contreras

De La Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar


Eleazar López Contreras (Queniquea, Táchira, 5 de mayo 1883Caracas, 2 de enero de 1973), fue un militar y político venezolano, Presidente de Venezuela entre 1935 y 1941. Sucedió en el gobierno a Juan Vicente Gómez limitando el autoritarismo de su predecesor. Afrontó el primer paro de la industria del petróleo de Venezuela. En su gobierno se creó la Guardia Nacional para llenar el vacío que existía dentro del cuadro institucional del Estado, el Banco Central de Venezuela para modernizar al país y administrar de una manera más eficaz los cuantiosos recursos dados por el petróleo, son contratados expertos extranjeros técnicos en salud pública, se creó la División de Higiene Rural y la Constitución de 1936. Colaboró con los judíos errantes del Caribia y del Königstein, cuya descendencia constituye una gran parte de la actual comunidad judía de Venezuela.[1] Fue General en Jefe de Venezuela, murió en Caracas a los ochenta y nueve años.[2]

Primeros años[editar]

Nace el 5 de mayo de 1883, para este año en el país se realizaban festejos al centenario del nacimiento del Libertador Simon Bolívar. López Contreras nació cuando Antonio Guzmán Blanco celebraba la apoteosis de su poder. Sus padres fueron el General Manuel María López y María Catalina Contreras, fue hijo único de este matrimonio. Su tutor fue el sacerdote Fernando María Contreras. A los tres meses de nacido, muere su padre en Cúcuta (Colombia), de fiebre amarilla, por lo que su tío, el Presbítero Fernando Contreras, se hace cargo de la familia. A los quince años recibió el título de bachiller en filosofía y letras del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, en La Grita (Táchira). Inicialmente, el joven Eleazar iba a estudiar Medicina en la Universidad de Mérida, actual Universidad de Los Andes, pero se unió a la Revolución Liberal Restauradora comandada por Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez (también llamada "la revolución de los sesenta"), tenía 16 años cuando toma esta causa. Se internó en las montañas de Rio Bobo huyendo del régimen guzmancista, el padre Contreras le ofreció su ayuda para que puediese pasar a Cúcuta con la ayuda de unos amigos sacerdotes. Allí combatió en numerosas batallas, siendo Capitán ayudante del Batallón Libertador en 1899. En la batalla de Tocuyito (12 de septiembre de 1899), que aseguró el triunfo de la revolución, López fue herido en el brazo izquierdo por una bala de fusil, lo cual lo obligó a someterse a cuidados médicos. El general Gómez veló por él y lo trasladó a Caracas, al cuidado de una familia amiga.

Inicios en la carrera militar[editar]

Después de haber sido ascendido a Teniente Coronel en 1900, fue nombrado edecán de Castro, ahora Presidente de la República, pero sólo duró un mes y medio. Más tarde, en 1902, fue designado Segundo Ayudante de Estado Mayor del Batallón Carabobo, participando en la batalla de La Victoria en julio de 1902, lo cual inclinó la balanza de las acciones a favor del gobierno. Derrotada la insurrección al año siguiente, fue nombrado Segundo Comandante del Castillo Libertador en Puerto Cabello, ciudad donde se estaba gestando un movimiento para separar del gobierno a Gómez, entonces Vicepresidente de la República, y dejar a Castro como "Jefe Único". López se negó a participar en el movimiento, que pronto fue develado, y renunció al cargo, pero tanto Castro como Gómez desconfiaban de él, pues cada quien lo creía en el bando contrario. Fue así como entre 1903 y 1914 sólo recibió puestos de carácter civil, Comandante de los Resguardos de Puerto Cristóbal Colón, La Vela de Coro, Río Caribe y Carúpano, Interventor de la Aduana de Puerto Sucre, Jefe Civil de Río Chico y Administrador de las Salinas de Araya.

Actividad bajo la presidencia de Juan Vicente Gómez[editar]

En 1914, el panorama político había cambiado: Gómez ejercía la presidencia desde 1908, por un incruento Golpe de Estado, y Castro se hallaba exiliado. Un accidente fortuito convenció a Gómez de que López no era partidario de Castro al interceptar una carta de Carmelo Castro, hermano del ex-presidente, invitándolo a unirse a una rebelión. Ante esto, Gómez rehabilitó a López, lo asciende a Coronel y lo designa Comandante interino del Batallón Rivas; un año más tarde es designado Comandante del Regimiento Piar Nº 6. En 1919 fue nombrado Director de Guerra del Ministerio de Guerra y Marina, puesto en el cual mostró dotes administrativas y organizativas notorias. En 1923 fue ascendido a General de Brigada y designado Jefe de la Guarnición de Caracas. En 1924 encabezó la delegación militar y diplomática que representó a Venezuela en las celebraciones del Centenario de la Batalla de Ayacucho, al visitar el campo de la Gran Batalla, exhumó el cadáver de un soldado anónimo, y trajo esos restos a Venezuela, para enterrarlos en el campo de Carabobo. Gómez debió escogerlo pués era el hombre que más sabía de Bolívar para su época. Este hecho lo motivó a escribir su primer libro, “El Callao histórico”, que trata sobre la capitulación del Callao en 1826. Fue publicado en 1926 y tuvo muy buena acogida por la crítica. En 1928, siendo Jefe de Guarnición, le tocó enfrentarse a una insurrección promovida por algunos oficiales jóvenes, estudiantes universitarios y activistas políticos; la dominó con firmeza, pero se vio en una situación difícil cuando descubrió que uno de los conspiradores era su propio hijo mayor, Eleazar López Wolkmar. Se supo que el propio Gómez le ofreció a López la libertad de su hijo, pero el propio López Wolkmar, sorpresivamente, se negó. Entonces, Gómez realizó varios movimientos políticos y militares, entre los cuales se cuenta el traslado de López Contreras al Estado Táchira como Jefe de Guarnición, como Comandante de la Brigada N° 4 del Ejército en Capacho, allí fue enviado después que llevó a cabo un contraataque al Cuartel San Carlos en 1928, un alzamiento que pretendía dar un golpe de Estado a Gómez. López regresó a Caracas en 1930, donde fue nombrado por Gómez como Jefe del Estado Mayor General interino, en ocasión del desfile conmemorativo del Centenario de la muerte del Libertador en 1930. En ese mismo año, publicó dos libros: “Síntesis de la vida militar de Sucre” y “Bolívar conductor de tropas”. En 1931 fue designado por Gómez como Ministro de Guerra y Marina, convirtiéndolo en el militar de carrera más influyente del país.[3]

Acceso al poder[editar]

Al morir Gómez el 17 de diciembre de 1935, López fue designado Encargado de la Presidencia de la República hasta el 19 de abril de 1936. Logró sofocar un conato de rebelión propiciado por los familiares de Gómez. Decretó la libertad de los presos políticos y restableció la libertad de prensa.[4] El 25 de abril del siguiente año fue electo Presidente Constitucional de la República por siete años, desde 1936. Sus discrepancias con el régimen gomecista se hicieron notar en La Historia Militar de Venezuela. En esta obra López declaró, a propósito de los sucesos políticos de 1928 y 1929, nunca haber sido partidario de las medidas represivas tomadas para sofocar la rebelión de los estudiantes universitarios (la llamada Generación del 28) y expone las razones de la conveniencia de la implementación de reglas para mantener el orden público sin recurrir a la acción militar.[5]

Presidencia[editar]

Archivo:López Contreras 3.jpg
Toma de posesión de López Contreras como presidente de Venezuela en 1936

Al principio de su presidencia enfrentó dos grandes crisis: la primera fue el martes de Carnaval de 1936, donde una manifestación popular llegó a Miraflores para exigirle mayores libertades, cosa a la que López accedió en parte, y la segunda fue la huelga laboral en junio de ese mismo año, donde el propósito de la oposición era derrocarlo, cosa que no se cumplió. Reformó la Constitución en julio de 1936, intentó ser democrática rebajando el periodo presidencial de 7 a 5 años. Cláusula a que sorpresivamente se aplicó él mismo, sin embargo se legalizaron medidas autoritarias como el exilio mediante decreto presidencial y proscribiendo las ideologías Comunistas y Anarquistas, lo cual causó que varios políticos acusados de tales fueran expulsados del país, entre ellos Rómulo Betancourt. Su gobierno es recordado por la creación de organismos de protección y asistencia. La creación del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social mediante decreto del 25 de febrero de 1936. Se expone como motivo la importancia de la higiene pública. Muchas de las innovaciones que el Ministerio introduce se deben a Arnoldo Gabaldón, quien trajo recomendaciones de la Conferencia de Directores de Salud Pública de Washington en 1936. Son contratados expertos extranjeros técnicos en salud pública, la creación de la División de Higiene Rural, el establecimiento del Instituto Nacional de Puericultura, la División de Malariología.

Fueron respaldadas por el presidente a través de todo el país y se le dio a tales acciones una organización permanente cuyo presupuesto se aumentó a la lucha contra las principales enfermedades y epidemias, fue creado el Ministerio de Agricultura y Cría debido a la importancia que la política de López Contreras intentaba atribuirle al desarrollo agrícola. El 6 de agosto de 1936 fue la creación del Consejo Venezolano del Niño y el Estatuto de Menores.

La promulgación de la Constitución de 1936 que en el primer Artículo dictaba

La Nación Venezolana es la reunión de todos los venezolanos en un pacto de organización política con el nombre de Estados Unidos de Venezuela. Ella es para siempre e irrevocablemente libre e independiente de toda dominación o protección de potencia extranjera.[6]
y en el Segundo
El territorio de los Estados Unidos de Venezuela es el que antes de la transformación política de 1810 correspondía a la Capitanía General de Venezuela, con las modificaciones resultantes de los Tratados celebrados por la República. Este territorio no podrá ni en todo ni en parte ser jamás cedido, traspasado, arrendado ni en ninguna forma enajenado a Potencia extranjera, ni aún por tiempo limitado.[7]
y Artículo 95
El Presidente de la República durará en sus funciones cinco años, y no podrá ser reelecto para el período constitucional inmediato. Tampoco podrá ser electo quien haya desempeñado la Presidencia por todo el último año del período constitucional anterior, ni los parientes de uno y otro hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.[8]

Obras[editar]

Archivo:López Contreras and Frank P. Corrigan.jpg
El embajador estadounidense Frank P. Corrigan y López Contreras en el Palacio de Miraflores
Archivo:Galería de Arte Nacional, Caracas.jpg
Actual sede de la Galería de Arte Nacional en Caracas, edificio inaugurado en 1938 por López Contreras como sede del Museo de Bellas Artes

En su gobierno, se realizaron muchas obras en diversos aspectos, casi todas ellas de largo alcance, se dictó la primera Ley del Trabajo del país (1936), cuyo principal redactor, el joven Rafael Caldera llegaría a ser Presidente de Venezuela; avanzó la educación progresivamente, creando el Instituto Pedagógico de Caracas (1937) para la formación de maestros; creó la Sociedad Bolivariana de Venezuela (1937); creó la Guardia Nacional (1937), Decreto Nro. 1320 del 4 de agosto de 1937) para servir de cooperación a las fuerzas armadas y la policía; se inauguraron el Museo de Bellas Artes y el Museo de Ciencias (1938) se creó el Banco Central de Venezuela (1940), para centralizar la emisión de monedas y billetes, el Instituto Pedagógico Nacional, la Oficina Nacional del Trabajo, el Ministerio de Agricultura y Cría, el Ministerio de Comunicaciones, el Consejo Venezolano del Niño, el Banco Industrial, la Oficina Nacional de Cambio y la de Control de Exportaciones,[9] se firmó el Tratado de Delimitación de Fronteras con Colombia (1941) que selló las diferencias en torno al territorio de Río de Oro, aunque costó a la República la pérdida definitiva de más de 100.000 Km2 de territorio. El Senado de la República lo ascendió a General de División el 14 de julio de 1939. En abril de 1941, el Congreso eligió al General de División Isaías Medina Angarita, hasta ese momento Ministro de Guerra y Marina, como nuevo Presidente. Antes de entregar la presidencia, el 2 de mayo, el Senado lo ascendió al máximo rango militar en Venezuela del Siglo XX, General en Jefe. Tres días más tarde, el 5 de mayo, le hace entrega de la presidencia a Medina.

El Museo de Bellas Artes de Caracas es el museo de artes plásticas más antiguo y uno de los más importantes de Venezuela. Entre sus exposiciones permanentes resaltan las de arte egipcio, cerámica china, arte latinoamericano, europeo y norteamericano, fotografías, dibujos, estampas, arte contemporáneo y la colección de cubismo. Además tiene siete salas exclusivas para exhibiciones temporales. Aparte de las exhibiciones permanentes y temporales también presta servicios de videoteca, centro de documentación, gabinete de fotografía, estampa y diseño, biblioteca especializada, tienda y talleres educativos.

El Museo de Ciencias de Caracas es un museo de ciencias naturales de la ciudad de Caracas, Venezuela. Éste museo está ubicado en lo que se conoce como el ciruito cultural de la ciudad. Se exponen cerca de 200.000 piezas en los espacios del Museo de Ciencias, como conchas de moluscos, insectos, un cráneo de ballena, cuaimas (serpientes más grandes de sudamérica), peces que habitaron en el río Guaire, molares de mamut, fósiles de plantas, figuras pre-hispánicas entre ellas la más destacada las "Venus de Tacarigua", entre otros. Aparte de las exhibiciones gratuitas el museo también ofrece servicios educativos especializados, asesorías, alquiler de espacios y servicios de locaciones.

Creación del Banco Central de Venezuela[editar]

El 8 de septiembre de 1939 durante el gobierno del presidente Eleazar López Contreras apenas cinco días antes había sido declarada formalmente la Segunda Guerra Mundial. En ese contexto internacional y un ambiente interno donde aún se estaba definiendo el rumbo político del país tras la muerte del general Juan Vicente Gómez, el BCV era una de las instituciones que estaban marcadas a contribuir con la modernización del país. Se decreta una ley que autoriza la creación de un banco central con el fin de regular la circulación monetaria y el crédito para evitar fluctuaciones de gran escala en el circulante. Además tendría como función principal regular y vigilar el comercio de oro y divisas. Inició sus actividades en octubre de 1940 y el 1 de enero de 1941 comienza a operar a cargo de Jesús Herrera Mendoza, presidente del banco. Para ello se hizo necesario la entrega del oro y los billetes que emitían el Banco de Venezuela, Banco Mercantil y Agrícola, Banco de Maracaibo, Banco Comercial de Maracaibo, Banco Venezolano de Crédito y el Banco Caracas, estos dos últimos se negaron a la entrega del oro que se encontraban en sus bancos y fueron demandados por el BCV concluyendo el litigio en 1956 con la incineración de los billetes y traspaso total del oro que respaldaba el bolívar.

Banco Central de Venezuela (BCV) es persona jurídica de derecho público con autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas de su competencia, es el responsable y principal autoridad económica que debe velar por la estabilidad monetaria y de precios del país. Es el único autorizado para emitir la moneda de curso legal del país.[10] Tiene rango constitucional desde la Constitución de 1999 en ella se reconoce su carácter autónomo e independiente de las políticas del gobierno nacional. Tiene su sede en Caracas y desde 1977 una subsede en Maracaibo.

Creación de la Guardia Nacional[editar]

Las Fuerzas Armadas de Cooperación, mejor conocida como la Guardia Nacional, es uno de los cuatro componentes que conforman la Fuerza Armada Nacional de Venezuela. Fundada el 4 de agosto de 1937 por el Presidente de la República, General en Jefe (Ej) Eleazar López Contreras.

La premisa de éste cuerpo militar se encuentra definida en el Artículo 329 de la Constitución Nacional:[11]

El Ejército, la Armada y la Aviación tienen como responsabilidad esencial la planificación, ejecución y control de las operaciones militares requeridas para asegurar la defensa de la Nación. La Guardia Nacional cooperará en el desarrollo de dichas operaciones y tendrá como responsabilidad básica la conducción de las operaciones exigidas para el mantenimiento del orden interno del país. La Fuerza Armada Nacional podrá ejercer las actividades de policía administrativa y de investigación penal que le atribuya la ley.

Por ende, éste componente cumple con la función de brindar seguridad y defender la soberanía del territorio nacional venezolano, tanto internamente como a lo largo de sus fronteras, trabajando conjuntamente con el Ejército, la Armada y la Aviación. Al mismo tiempo, participa en operativos de seguridad interna en colaboración con los cuerpos policiales estatales y municipales bajo la dirección del Ministerio del Poder Popular para la Defensa y el Ministerio del Poder Popular del Interior y Justicia respectivamente. En consecuencia, en caso de disturbios o saqueos, actúa para disuadir y controlar las protestas y otros desórdenes públicos. Cuando asume la Presidencia López Contreras, quien viene ejerciendo el Ministerio de Guerra y Marina. Con su lema "Calma Y Cordura" logra el dominio político de la situación; sin embargo, sucedieron ciertos hechos tales como: manifestaciones callejeras, proliferación del abigeato, del cuatrerismo, aumento de la delincuencia, intensificación del contrabando por las fronteras del País. Frente a esta convulsión social, el Presidente de la República se dirige a los Presidentes de Estados y les indica la necesidad inaplazable de organizar allí (en los Estados), con elementos activos, esforzados y conscientes, una Policía Rural a caballo, a pie o en vehículo, a fin de defender y preservar el hogar venezolano, las garantías individuales y la propiedad, para llevar a la práctica la creación de esta Institución Policial de carácter nacional, cuya misión sería la de salvaguardar el orden público, se hace necesario la capacitación de recursos humanos idóneos para cumplir estos objetivos. Después de largas y polémicas conversaciones de cómo estructurar dicho Cuerpo, Don Rufino Blanco Fombona (poeta, escritor y Diplomático venezolano) le sugiere al General López Contreras, la idea de crear un Cuerpo semejante a la Guardia Civil Española. En Junio de 1936, los Gobiernos de Venezuela y España, convinieron en que una misión de este último país viajaran a Venezuela para establecer, instruir y poner en servicio un Cuerpo similar al de la Guardia Civil Española. Estas ideas se materializan el día 17 de septiembre de 1936, al decretarse la creación de la Escuela del Servicio Nacional de Seguridad.[12]

Archivo:López Contreras, Maracay, 1934.jpg
López Contreras con uniforme militar dando un discurso en Maracay

Ya el personal fue formado, también los cimientos para la nueva Institución que la dinámica del país exige, entonces podemos señalar que el Decreto del 17 de Septiembre de 1936 que determinó la creación de la Escuela del Servicio Nacional de Seguridad, es el que marca la formación del recurso humano, pero el que le da el carácter legal a la Guardia Nacional es el Decreto del 4 de agosto de 1937. A partir de este momento la Guardia Nacional adquiere operatividad en todo el territorio Nacional, haciendo efectivas las tareas que le fueron encomendadas, mantener el orden público y el resguardo de nuestras fronteras. En la actualidad la Guardia Nacional tiene su sede en la Quinta las Acacias, ubicada en el Paraíso, Avenida el Ejército (frente a la Plaza Madariaga) Caracas. La Guardia Nacional es una Fuerza de Cooperación llamada a cumplir una labor de Patria a lo largo y ancho de la nación en función de autoridad de control fiscal.[13]

Trayectoria posterior a la presidencia[editar]

Luego de entregar el mando, López se dedicó a un retiro relativamente tranquilo, pero sin dejar de lado la situación política del nuevo gobierno, formó parte del Partido Democrático Venezolano de Isaías Medina Angarita. En 1944 publica su libro “Páginas para la Historia Militar de Venezuela”. Sin embargo, surgieron serios desacuerdos entre López y Medina durante el periodo presidencial de éste, lo que derivó en una crisis institucional que culminó violentamente al suceder un golpe de Estado que derrocó a Medina el 18 de octubre de 1945, encabezado por militares jóvenes y activistas de los partidos políticos, entre ellos Rómulo Betancourt, quien presidió la Junta de Gobierno que surgió de dicho golpe. López, Medina y varios de sus colaboradores fueron apresados, luego expulsados del país y juzgados in absentia por peculado y enriquecimiento ilícito.[14]López fijó su residencia en Miami, EE.UU donde vivió hasta 1948. Su casa se convirtió en centro de reunión de los adversarios a la Junta que gobernaba Venezuela. A su vez, la Junta lo consideraba “peligroso y subversivo”. En esos momentos de su vida, López comentó:

Estoy agradecido con este destierro, con la prisión, con esos juicios políticos que me tienen sometido, (pues) completan mi figura de político venezolano. Yo he sido de todo en Venezuela: Ministro, Presidente, Jefe de Guarnición, invasor, guerrillero, menos preso político y desterrado. Y en Venezuela no puede haber jefe político sin su historia de destierro.[15]

Regreso a Venezuela y últimos días[editar]

Archivo:Presidente López Contreras.jpg
Retrato del General Eleazar López Contreras

El golpe de Estado del 24 de noviembre de 1948 le permitió volver al país, aunque no estaba de acuerdo con la política llevada a cabo por el General Marcos Pérez Jiménez. Se retiró a la vida privada, publicando tres libros más: “El triunfo de la verdad” (1949), “Temas de Historia Bolivariana” (1954) y “Proceso Político Social” (1955).A partir de 1958, al caer Pérez Jiménez, volvió a la palestra pública expresando su apoyo por la concordia nacional, y él mismo procede a cordializar con su antiguo enemigo político, Rómulo Betancourt, quien ahora era el presidente de la Nación. Éste, paradójicamente, tuvo que enfrentarse a situaciones muy parecidas a las que tuvo que enfrentar López en 1936. Curiosamente, sus antiguos enemigos le fueron rindiendo toda clase de homenajes: primero, en 1961, por disposición constitucional, es nombrado Senador Vitalicio.[16] Ocho de los firmantes de la Carta Magna fueron parte de los 43 que López, por decreto, había expulsado del país en 1937. Luego, en 1963, le fue conferida la réplica de la Espada del Libertador, símbolo de los generales. Él fue el primero en recibirla, de manos del propio Presidente Betancourt. A medida que fue avanzando su edad, se deterioraba su salud, pero conservaba su lucidez. Siguió escribiendo artículos para los diarios, incluso publicó dos libros más (“El pensamiento de Bolívar Libertador”, en 1963, y “Gobierno y Administración, 1936-1941”, en 1966). A fines de 1972 sufre complicaciones pulmonares, y finalmente, muere en Caracas el 2 de enero de 1973. Fue reconocido en vida por su gestión de gobierno, considerada como histórica y fue respetado como ejemplo de civismo. López murió a la edad de 90 años.[17] Se decretan tres días de duelo, se le rinden honores de Jefe de Estado y es sepultado al sonido de 21 salvas de cañón. Tanto fue su apego a la Guardia Nacional, que su último deseo fue cumplido: cuatro Guardias nacionales rasos transportaron sus restos en hombros.

Críticas[editar]

Se le atribuyen varias críticas como la firma del Tratado de Límites de 1941, donde Venezuela perdió 108.000 km² bajo soberanía Venezolana, pero por el tratado Michelena-Pombo pasó a Colombia, ratificándose posteriormente por el Tratado de Límites de 1941.Plantilla:Cita requerida

Véase también[editar]

Notas[editar]

Plantilla:Listaref

Bibliografía[editar]

  • Caldera, Rafael. Los Caushabientes: De Carabobo a Puntofijo. Editorial PANAPO © 1999. ISBN 980-366-237-6
  • Lanz, Sigfrido. Balance Político del año 1936. Caracas: Universidad Santa María, 1986
  • Libro Rojo del General López Contreras: 1936. 2ª ED. Caracas: Ávilarte, 1975; López Contreras, Eleazar.
  • Gobierno y Administración, 1936-1941. Caracas: Editorial Arte, 1966
  • Mensajes Presidenciales. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, 1971. V. 4 Y 5
  • Luzardo, Rodolfo. Notas Histórico-Económicas (1928-1963). Caracas: Editorial Sucre, 1963
  • Moleiro, Rodolfo. de la Dictadura a la Democracia: Eleazar López Contreras
  • Linderos y Puentes entre dos Épocas. 3ª ED. Caracas: Pomaire, 1993
  • Pacheco, Emilio. de Castro a López Contreras, Proceso Social de la Venezuela Contemporánea: Contribución a su Estudio de los años 1900-1941.
  • Polanco Alcantara, Tomás. Eleazar López Contreras: el General de Tres soles. 3ª ed. caracas: grijalbo, 1991
  • Gran Enciclopedia de Venezuela. Caracas: Editorial Globe, 1998.
  • Biografías de la Biblioteca Nacional
  • Bibliografía: Allen, Henry Justin. Venezuela, a Democracy. Nueva York: Doubleday, 1940
  • Brunicardi, Rafael. Por los caminos de la patria. Caracas: Agencia Musical, 1941
  • Hernández Bitter, Carlos. Interpretación de un hombre y de una política. Caracas: Editorial Cóndor, 1940de:Eleazar López Contreras

en:Eleazar López Contreras it:Eleazar López Contreras pt:Eleazar López Contreras
Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />