Joaquín Crespo

De La Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar

Joaquín Sinforiano de Jesús Crespo (San Francisco de Cara, Aragua, 22 de agosto de 1841 - La Mata Carmelera, Cojedes, 16 de abril de 1898) fue un militar y político venezolano, Presidente de la República en dos ocasiones: 1884-1886, y 1892-1898. Miembro destacado y resaltante del denominado Liberalismo Amarillo, fue el más fiel aliado y seguidor del Ilustre Americano, Antonio Guzmán Blanco, de cuya mano recibió el vertiginoso ascenso de su extraordinaria carrera política, llegando a consagrarse como su sucesor político y siendo la segunda persona que ocupó la presidencia por más tiempo, durante dicho período, sólo superado por el propio Antonio Guzmán Blanco. Joaquín Crespo, se convirtió en el más poderoso caudillo de Venezuela tras el retiro político y posterior muerte de Guzmán Blanco, pasando a ejercer la presidencia durante un período de seis años, durante los cuales buscó emular el brillo del gobierno Guzmancista, pero se vio confrontado con una realidad diferente, problemas económicos, descomposición social y la decadencia del Liberalismo Amarillo, que se vio finalmente consumada durante el período de su sucesor, Ignacio Andrade, el cual el mismo impulsó y se estima colocó a través de un fraude electoral, al frente del país. Crespo, fallecería defendiendo al mismo Ignacio Andrade de la Revolución de Queipa, comandada por José Manuel Hernández, quien fuese el candidato de oposición por el Partido Liberal Nacionalista contra Andrade y presunto vencedor real de las elecciones. Índice [ocultar] 1 Biografía 1.1 Época post-presidencia y muerte 1.2 Curiosidades 2 Enlaces externos [editar]Biografía

Joaquín Crespo nació en San Francisco de Cara, estado Aragua, inició su carrera militar muy joven en 1858 al alistarse en las filas del ejército federal, bajo las órdenes del coronel Jesús de Jesús, Donato Rodríguez y posteriormente Zoilo Medrano, pasando finalmente a servir directamente a ascendiendo los generales Ezequiel Zamora, Juan Crisóstomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco durante las fases finales de la Guerra Federal, siendo con el último de estos con el cual pasó a cosechar una muy estrecha amistad, siendo desde entonces la mano derecha y hombre más leal del gran caudillo. Para el 17 de marzo de 1864 es promovido al rango de general de brigada, por sugerencia del mismo Guzmán Blanco. El 18 de septiembre del mismo año se casó en Parapara, con Jacinta Parejo, viuda de Ramón Silva. Luego, bajo el gobierno del mariscal Juan Crisóstomo Falcón, fue Diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Guárico (1864), siendo diputado principal por el mismo estado en el Congreso Nacional (1865-1868). Se casó en 1864 con Jacinta Parejo. Al término de su gestión como diputado vuelve a tomar las armas en contra de la Revolución Azul (1868-1870) y se destaca como uno de los principales seguidores del presidente Antonio Guzmán Blanco, quien lo asciende al grado de general en jefe de los Ejércitos de Venezuela (4 de diciembre de 1871). En septiembre de 1876 Crespo formó parte del grupo ministerial del presidente general Francisco Linares Alcántara; luego de que Linares Alcántara falleciera, Crespo se unió al movimiento del general Gregorio Cedeño conocido como Revolución Reivindicadora la cual repuso nuevamente en 1879 en el poder a Guzmán Blanco, quien ejerció la presidencia durante el periodo llamado El Quinquenio de 1879 a 1884. Durante el Quinquenio guzmancista, fue Jefe Civil y Militar del territorio federal Maracay (1880) y presidente del estado Guzmán Blanco (1882).


Joaquín Crespo, Batalla de la Victoria. Óleo de Emilio Mauri El 14 de febrero de 1884, Guzmán nombró a Crespo Ministro de Guerra y Marina (actualmente Ministro del Poder Popular para la Defensa) y luego fue elegido Senador, para más tarde ser nombrado por el Congreso Presidente de la República para el periodo de 1884-1886, cuando termina su gobierno se lo entrega a Manuel Antonio Diez, hasta llegar Guzmán. El 27 de junio de 1888 el Dr. Juan Pablo Rojas Paúl es elegido nuevo Presidente, acontecimiento que obligó a Crespo residenciarse en las Antillas, desde donde invadió a Venezuela y siendo vencido por el gobierno fue a dar como prisionero a la cárcel de La Rotunda, luego fue indultado por Rojas Paúl con la promesa de retirarse temporalmente de la política y se dedicó a atender su hato El Totumo en Guárico. En febrero de 1892 estalló la Revolución Legalista comandada por Crespo la cual pretendía evitar la continuidad en el poder del presidente Raimundo Andueza Palacios. En octubre de 1892 Crespo entró triunfante en Caracas y tomó el poder.

[editar]Época post-presidencia y muerte Con la anuencia y ayuda de Crespo el 1 de febrero de 1897 fue elegido Presidente de la República el general Ignacio Andrade en “elecciones libres” contra la figura del general José Manuel Hernández alias "el Mocho" quien no reconoció el triunfo de Andrade y se alzó en armas con el movimiento denominado el “Grito de Queipa”: "El Mocho" Hernández abandonó Caracas y se internó en los llanos de Cojedes. Crespo, como protector del gobierno, salió a someter al “Mocho” y el 16 de abril de 1898 el general Joaquín Crespo cayó muerto por un certero disparo efectuado por un franco tirador identificado como el caudillo venezolano Pedro Pérez Delgado,[cita requerida] mejor conocido como Maisanta, líder de la rebelión antigomecista; quien apuntó a un hercúleo personaje montado sobre un caballo alazán peruano de gran alzada, con capa blanca, botas de charol, sombrero de Panamá, en el sitio conocido como La Mata Carmelera. El cadáver de Crespo fue sacado soterradamente hacia Caracas, el enemigo abandonó el campo y se enteró del acontecimiento varios días después. Murió en la batalla de carmelera.Fue enterrado en un mausoleo en el Cementerio General del Sur, en Caracas, donde reposan sus restos desde el 24 de abril de 1898. [editar]Curiosidades Crespo era muy supersticioso, y siempre iba acompañado de un misterioso personaje llamado Telmo Romero. Oscar Yanes relata en su libro "Intimidades de los Presidentes" que Romero era un curandero que le había hecho un talismán a Crespo "para protegerlo de la mala suerte". Al igual que muchos políticos y militares de la época, Crespo era masón, alcanzando el Grado 33. Crespo era muy popular entre sus soldados, quienes lo llamaban "Taita" o padre, al igual que en su época llamaban a José Antonio Páez y a José Tomás Boves. Algunos años después de su muerte, su tumba en el Cementerio General del Sur fue profanada, sustrayéndole algunas condecoraciones de su uniforme y su espada. Se cuenta que el general Crespo era abstemio, a tal punto que nunca consumió bebidas alcohólicas y que, además, era un hombre casto.