José Francisco Bermúdez

De La Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar

¾Prominente masón, de la etapa heroica de la Independencia. Su coraje, entereza moral y profundas convicciones liberales, lo impulsaron a luchar contra los abusos e injusticias del sistema colonial. Tuvo el grado 33° y fue Soberano Comendador.

Nació en San José de Areocnar, de la antigua provincia de Cumaná, el 23 de enero de 1782. Después de recibir una instrucción muy elemental, se dedicó a la agricultura y las actividades comerciales.

Pero dejó la tranquilidad del campo, para tomar las banderas de la revolución el 27 de abril de 1810. Luchó contra la conspiración de los catalanes en 1811, con el título de Subteniente. Luego participó en la toma de Píritu, regresando a Cumaná al conocer la noticia de la capitulación de Miranda.

Perseguido por las autoridades españolas, buscó refugio en Trinidad. Pero no tardó en volver a Venezuela. En Irapa batió a Cervériz. En 1814, ya con el grado de Coronel colaboró con Santiago Mariño en la expedición que partió en ayuda de Bolívar. Después de los desastres de la primera batalla de Carabobo y de La Puerta, rehizo sus fuerzas marchando sobre Maturín. El 12 de septiembre de 1814 se cubrió de gloria. Con sólo 1.300 hombres derrotó al jefe español Morales, que contaba con 6.000 soldados. Ocupada Cumaná por Boves, aunque con desastrosos resultados Bermúdez se lanzó a la carga, sufriendo las consecuencias de la batalla de Urica, la cual no obstante que culminó con la muerte de Boves, tuvo nefastas consecuencias para los patriotas.

En 1815 se unió a las fuerzas de Arismendi en la isla Margarita, soportando la tremenda arremetida de Morillo, quien a la cabeza de 15.000 hombres, se hizo dueño de la situación. Bermúdez escapó a las Antillas Francesas, dirigiéndose luego a Cartagena.

Después de batir a Castillo y Rada, dirigió la defensa de Cartagena, sitiada por Morillo, debiendo ceder ante la fuerza del adversario. Perdida la batalla, buscó asilo en Haití.

En Los Cayos, cuando se organizaba la fuerza expedicionaria para desembarcar en Venezuela, tuvo serias discrepancias con Bolívar, que llegaron a su clímax en Güiria, a tal extremo que ambos jefes se vieron obligados a desenvainar sus espadas.

Sin embargo, más tarde, Bolívar y Bermúdez se reconciliaron, emprendiendo juntos el sitio de Angostura, que fue tomada el 17 de julio de 1817. En octubre de ese mismo año, fue nombrado por Bolívar Comandante de Cumaná, con el grado de General. Después de la victoria de Mariño en Cantaura, Bermúdez fue investido en el cargo de General en Jefe del Ejército de Oriente.

El 14 de mayo de 1821, por orden del General Carlos Soublette, desalojó a los españoles de Caracas, persiguiéndoles hasta el Calvario dándoles batalla el 23 de junio, distrayendo así una gran parte del ejército realista que se había preparado para combatir en Carabobo. Partió después a Cumaná, derrotando a los realistas el 15 de octubre de ese mismo año.

En 1923, dirigió en Río Hacha las operaciones contra Morales, inflingiéndole una aparatosa derrota. Libre de realistas ese vasto territorio, partió a Puerto Cabello para reunirse con Páez, tomando juntos esa importante plaza.

Después del regreso del Libertador a Venezuela, en 1826, pidió licencia para retirarse a la vida privada en su hacienda de Güirima. El movimiento separatista de 1830 lo hizo volver a la actividad militar para luchar por la unidad de la Gran Colombia. Batió a los adversarios de la obra de Bolívar, pero fue vilmente asesinado en Cumaná el 15 de diciembre de 1831. Su nombre quedó en la historia como sinónimo de valor y lealtad. En la masonería ostentó el grado 33°; en abril de 1824, fue elegido Soberano Comendador del Gran consistorio "Carabobo".