Piaroa

De La Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar
Localización aproximada del territorio habitado por los Piaroa.
Los Piaroa o Wotjuja son un grupo indígena venezolano de los bosques húmedos tropicales del estado Amazonas y el Distrito Cedeño, del estado Bolívar, en el territorio comprendido entre Punta Piaroa en el Alto Orinoco y Los Pijiguaos en la cuenca del río Suapure. Son un pueblo de filiación lingüística sáliva cuyas comunidades y actividades se extienden a territorio colombiano. Según la tradición oral, el territorio ancestral de los Piaroa es la zona interfluvial montañosa flanqueada por los cursos altos de los ríos Cataniapo, Marieta, Autana y Cuao. La población según el censo de comunidades indígenas del 2001 ascendía a 14.494 individuos.[1]


Características[editar]

La cultura material y económica de los Piaroa es típica de la región Guyanesa-Amazónica. Su subsistencia está basada en el cultivo de rotación, la cacería, la pesca y la recolección de vegetales silvestres y micro-fauna tal como arañas, orugas, lombrices, bachacos, termitas, cicadas y larvas. Además de las actividades directamente dirigidas a la obtención de alimentos, un aspecto integral de su economía de subsistencia es la manufactura de varios artefactos tecnológicos: cestas, alfarería, madereras, tinturas, venenos, tejidos, mecates, antorchas, plumaje, collares, ceras, gomas, máscaras, cerbatanas, tela de corteza y totumas.

Esta industria nativa se basa en el conocimiento y uso de un gran número de plantas del habitat Piaroa. Los artefactos no solamente son utilizados en los trabajos explotativos, domésticos y religiosos sino también constituyen la base de un sistema intercomunitarios de intercambio por medio del cual los Piaroa obtienen también los bienes occidentales (los cuchillos, anzuelos, ropa, mostacilla, etc.).

El reducto más puro de la cultura tradicional Piaroa se encuentra en el Alto Cuao, una zona cabecera de acceso difícil caracterizada por una topografía muy accidentada y cubierta por una capa densa de bosque. Allí, los habitantes mantienen formas culturales relativamente autóctonas, tales como: asentamiento disperso y semi-nómado, una tecnología simple en la cual los artefactos tradicionales son todavía conspicuos, una economía de subsistencia, una red de microcircuitos de intercambios comerciales entre comunidades vecinas y la religión autóctona. También mantienen elementos de su cultura material como los guayucos blancos de algodón adornados, casas comunitarias de forma cónico-elíptica con techos de palma que llegan hasta el suelo, cerbatanas con flechas humedecidas con curare, pinturas vegetales, embarcaciones monóxilas y canaletes.

La cultura Piaroa es producto del mestizaje de los sobrevivientes de otros grupos indígenas que habitaban su actual territorio y que por un efecto de gravitación demográfica se concentraron y mezclaron con los grupos montañeses de Piaroa, quienes habían logrado resistir mejor los efectos despobladores de la colonización gracias a su dispersión demográfica y al difícil acceso de sus territorios. Por ello, uno de los perfiles más resaltantes de su conformación sociocultural es la mezcla de rasgos, que en algún momento debieron pertenecer a grupos desaparecidos de su actual territorio como los maipuri, los avani, los sereu, los mabu, lo quiruba y los atures, entre otros.

Otros Piaroas que han migrado río abajo son más transculturizados. Estos viven en comunidades nucleadas y sedentarias, han adoptado vestimentas no tradicionales, están integrados a los mercados regionales, tienen contactos frecuentes con los pueblos criollos y han adoptado religiones occidentales. Los Piaroas se consideran socios comerciales confiables del Amazonas venezolano cuya actividad es un rasgo definitorio de la sociología de este grupo. Sin embargo, la actividad comercial que antes era extremadamente diversificada e incluía bienes de distintos renglones como instrumentos de trabajo, alimentos, ornamentos, bienes rituales, resinas y colorantes, se ha limitado a los bienes agrícolas requeridos por las poblaciones criollas. Una buena proporción de frutas y subproductos de la yuca consumidos en Puerto Ayacucho llegan gracias al comercio con los piaroa.

Un hecho que resalta de los Piaroas es su negación absoluta al ejercicio de la violencia física o verbal. Severos en su auto control (cuando no median factores perturbadores como el alcohol), rigurosos y disciplinados, se horrorizan de aquel que no es capaz de domesticar sus emociones. Por ello, frente a las destemplanzas tienden a huir temerosos del peligro representado por el descontrol. El homicidio es desconocido debido a la creencia de que quien lo comete muere inmediatamente en horribles condiciones.[2]

Los Piaroa también son notables por lo egalitario de sus sociedades, que algunos científicos describen como anarquistas. Estos ponen un gran valor en la autonomía y libertad individuales y son conscientes de la importancia de asegurar que nadie esté bajo las ordenes de alguien más. Para esto también se preocupan de que nadie tome control sobre recursos socio-económicos que permitan limitar la libertad de otros. La jerarquía de los Piaroas es modesta y a pesar que los líderes comunales siempre son hombres, algunos expertos llegan incluso a dudar del dominio masculino sobre los habitantes.[2]

Fuentes[editar]

  • Los Piaroa. Estudios Etno-Ambientales Piaroas. Museo de Antropología. IVIC.
  • Piaroa. Gobierno de Venezuela en línea.
  • Wotjuja o Piaroa. Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO.

Notas y referencias[editar]

  1. La república indígena. Pueblos indígenas y perspectivas políticas en Venezuela. Amodio, Emanuele, p.175-188. Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales. Diciembre, 2007, vol.13, no.3 [citado 25 Noviembre 2009] ISSN 1315-6411.
  2. 2,0 2,1 Fragments of an Anarchist Anthropology. Graeber, David, pp. 26-27, 30, 54. Prickly Paradigm Press, Chicago. 2004 [citado 25 Noviembre 2009] ISBN: 0972819649